31 octubre, 2008

For what it's worth


Viña volvió a estar nublado, pero no importa. Hoy descansaremos. Por que ayer fue un día tan expuesto, de caminar descalza por mucho de la ciudad, de hablar con el pecho tan abierto que arde, arde tanto que lloro por nada en el auto. Después de sentir el pecho tan inflado de vida, me lo aplastan como si nada fuerte contra el piso frío. Todo esto es un gran popurri de emociones, es como un puzzle tan raro, hace tanto que no sentía tan vorazmente que se me rompe el esquema y se me desorbita la razón y el corazón.
Pero ya me voy, un retiro, por un día lejos de tanto ruido desde el epicentro de la ciudad. Me voy por un rato, pero ya vuelvo. Ya vuelvo bien.

2 comentarios:

H. de Horacio dijo...

vuelve...

todo ultimamente se ha dado de forma rara... creo q ya te lo dije.
te escribí algo, además del mail de la madrugada.

espero q todo esté bien. me da cosa cuando dices que lloras sin razón, pk sé, que en fondo, hay razones.

felicidad y fuerza para tú.
te quiere, H.

Marcelo dijo...

aveces es mejor escapar, incluso perderse durante un tiempo. para volver mejor.

cuidate mucho.
tu sabes, yo siempre estare por ahi.