12 octubre, 2009

piú (again)

La noche del sábado no era tan fría, pero corría mucho viento... ok, sí fue fría. tenía dos vasos de alcohol en el cuerpo y estaba tiritando, así que "z" (ocultando identidades) me pasó su chaqueta y tuve que derrumbar mi orgullo después de una hora diciendo que el frío era algo psicológico. yo y mis teorías destruídas. serví, teníamos ambos un vaso de cerveza en la mano y el calor de la sangre empezaba a aumentar entre tanta risa y sonrisa. yo me perdía entre la mirada de z y la vista a viña de la terraza. había mucho ruido, mucha celebración.
hay momentos como el que estoy a punto de retratar en los cuales pongo a prueba todo lo que he escuchado y/o vivido antes, inclusive hasta sentirme extraña.
- qué... ¿qué pasaría si te digo que me muero por darte un beso ahora? - al decir eso me sentí como un hombre, un player cualquiera.
- a mí?... ahora? acá?
- sí. - al escuchar que su voz tembló quise realmente no haber hablado, pero me tomaste el brazo y no... ya no podía mirarte.
- ¿y qué pasa si te digo que todos los días siento lo mismo, pero sigue siendo demasiado arriesgado hacerlo acá, con tanta gente?
- entonces, vámonos.


2 comentarios:

Hache dijo...

:X

q pasó?

just the way the cookie crumbles dijo...

jajaaja yo me sab´ía esa historia, no tan "lírica" jajaa :)