04 septiembre, 2011

Asjdfhidkjsjidns

Es divertido ser tan iluso como cuando uno es adolescente. Ahora, aún no sé bien qué soy, pero ya no me dejan usar esa palabra. Me gustaba la picardía e intensidad que todo adquiere sólo por estar en otra o no estar en nada, por recién andar descubriendo cosas, por aún confiar en la gente de manera despilfarrada, por el poco pudor. (...) Con el tiempo, creo que esas cosas no se pasan, pero se comienzan a ocultar. La irresponsabilidad, la efervescencia. Hay que mantenerse un poco más compuesto, pero yo no quiero. No puedo en todo caso, haga lo que haga, lo que pienso se imprime en mi cara. A veces quiero que me vendan cuentos bacanes como los que me vendían hace... TRES (nada) años atrás. Quiero reírme y coquetear con la noche. Lo demás, se puede dejar para más tarde. Hay mucho tiempo para ser adultos, pero para ser cabros chicos que se equivocan y se caen, casi nada. Yo viviré mi bonus track.

4 comentarios:

me dijo...

cierto !

Hache dijo...

http://grandpasoulharry.blogspot.com/
nuevo vecindario :3
lov ya

Andrés Castillo C. dijo...

se puede reir, llorar, equivocarse, ser poco serio... todo eso se puede hacer siempre.

El traje ha cambiado un poco, ahora ya no eres una niña. Tienes que hacer todo lo que se hacía cuando niño, pero pensando como grande, como alguien que ya tiene años.

De lo contrario, no sería un aprendizaje... sólo un retroceso o un impedir el avance.

saluuuuuuudos valphy!
hablamos!

Andrés Castillo C. dijo...

Hay mucho tiempo para ser niño, sin embargo hay que aprender también de la adultez (si lo ves como algo fome o aburrido es porque tal vez el concepto de adulto no es el adecuado)

a n d r é s