19 febrero, 2012

Lo oscuro del mar


"Considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada. Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídala, y se les dará(...). Pero que pidan con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento. Quien es así no piense que va a recibir cosa alguna; es indeciso e inconstante en todo lo que hace."

(Santiago - parafraséo)

3 comentarios:

Hache dijo...

interesante propuesta

just the way the cookie crumbles dijo...

coincido con el gonzalo. y puta, me cagaste. y cómo se puede ser más segura, entonces, para no irse con el viento y los miedos? :c

Anónimo dijo...

Me gusta este versículo, pues nos insta a salir de nuestras casa y empezar cada día la gran carrera en Cristo.
saludos valen-tin
Dios te bendiga (:

P.D.: me gustó mucho el blog, creo
que seguiré leyendo
próximamente.

Diego C.