17 noviembre, 2007

TE (de tú y no de té)

Me duelen los pies.
Y no quiero dejar de pensar en eso, ni quiero dejar de mirarlos, ni quiero que dejen de doler porque sé que me aleja de cualquier otra posibilidad de pensamiento decayente.
Creo que no es eso, pero quiero mantener mis ojos hacia el suelo, porque no sé si es por el sol o algo, pero cada vez que subo la cabeza mis ojos me duelen y lloran solos.
Puede ser por el sueño también, no sé, no quiero pensar en eso, quiero pensar en mis pies: que son chiquitos y duelen mucho, porque las zapatillas me apretaban como nunca, porque no me podía sentar.
La cabeza me pesa, mis parpados se cierran solos, se va todo menos el dolor de pies.


Debe ser una señal, como en el libro que recién leí, o como mi profe de psicología dice, que el cuerpo nos da señales para que paremos... como en biología leímos también.
en fin.

5 comentarios:

Escondida dijo...

CANSANSIO EXTREMO?...hoy también sentí eso en mis pies..y en el alma, lo siento a veces...
Espero empezar a pasar más por acá..
Bexo

p a u l a ♥ dijo...

me gusto eneeee el texto.
Como muy muy descirptivo y sensitivo.
tb me duelen los pies,pero quiero dejar de pensar en eso.
un beso vale, cuidate (:

Libelula dijo...

Awww.. como que me dio algo en la guata, así , cuatico, porque pasa muchas veces que si levantas los ojos, se llenan de lágrimas, y cuando los bajamos, estas aún intentando secarse, caen.

Piensa en tus pies mejor...

Beso ;******

popcorn dijo...

anda en bicileta por la vida...


a mi me duelen los oidos, pero muuucho.

creo q mi cerebro no soporta el ruido ambiente.

me gustaria estar en la playa.

ahi no hay ruido
y se camina sobre arena humeda.
los pies y los oidos pueden descansar.
xaus

Ricardo Román dijo...

Hay cosas que nos aprietan tanto en la vida, que si son los zapatos bien, lo prefiero a los fuertes dolores de corazón.

Un beso.