10 enero, 2009

No puedo creer que aún sea sábado.

Como que ahora que viña está más atestada que nunca con turistas (sean santiaguinos, mendozinos, qué-sé-yo-ínos) cada vez que digo que iré a caminar en la tarde, lo pienso dos veces. Y termino sentada en mi casa o en alguna casa, pero quiero aire puro y de mar, ese que me llega por la ventana, pero que ahora me llegue de frentón desordenando todo en mí. Pero eso, creo que habría que crear un grupo de facebook para cada persona en Viña que está chata. Es que esto no es para nada contra cada turista que está acá, es que uno está acostumbrado a más espacio, la ciudad se hace cada vez más pequeña y las filas más largas. Prefiero caminar de noche, cambia la gente, cambia todo. No puedo creer que ya sea sábado, o que aún sea sábado, porque quiero que sea lunes, para ir al cine arte y ver Muñeca, o no sé, pienso que estuve todos estos días en Olmué, con piscina y mucho sol (aunque a juzgar por mi tono de piel actual, eso sí lo aproveché) y que lo que más hice fue meditar y leer, y escribir, que no es menor, pero... no sé, me ensimismé en que los días llegaran rápido, y ya es sábado como quería para estar sola y en Viña pero el calor atonta y quisiera bajar para comprar un rico helado y unos cigarros que ya no tengo, pero mojé los únicos jeans que traje por el fin de semana dónde mi papá con jugo de frutilla natural y los lavé (que cuática ¿?!!!), entonces aún no se secan.
Quiero que se sequen! quiero fumarme un cigarro mientras los gatos se pasean por la cama, escuchar Camille y pensar que hacer con mi pelo que lleva recién dos semanas de teñido (un rojo ni tan fuerte ni tan piola, es un cambio del que no he hablado) y con tanto cloro o qué se yo, está mimetizándose con mi naturaleza rubia.

Puras cosas sin sentido, el calor atonta.

1 comentario:

Hache dijo...

creo que por eso preferimos el frío de julio no? o ese viento cortante de septiembre.
pero el verano y las vacaciones se disfrutan de todas formas, a pesar de que las calles estén atestadas de gente nueva, de gente extráña, o incluso conocida, pero dentro de otros contextos. Yo, a diferencia de ti, no espero que llegue el lunes, pk tengo que ir a stgo, y eso si que es un suicidio. A pesar de que tengo que volver temprano a valparaíso por un encargo, me da paja ir a esa ciudad. Más aún si hace ese calor que atonta y el plátano oriental vuela por el aire y me congestiona. Espero que todo vaya bien. también me quedé sin cigarros pero mi madre me salvó la noche dándome unos cuantos de los suyos. Te quiero niña. salu2, besos y abrazos.