30 diciembre, 2008

Típicamente inaudito.

Típico porque fue un año escolar como cualquier otro, inaudito por cada emoción que tocó vivir. Un maldito cuadro surrealista, una canción cuática de Stone Roses o Minus the Bear, una película de Gus Van Sant o Woody Allen... no, peor. Terremoto delicioso.
Y se va mi 2008...
Insólitamente nuevo, y todo este círculo, sigue.

1 comentario:

Hache dijo...

todos despidiéndonos de este año loco.
mis deseos para q todo sea mejor para ti y lo que quieras se te cumpla, vale.
te quiero harto.
un abrazo etéreo a las doce :)