14 mayo, 2009

Cover version.



Estoy mirando la puerta de mi pieza, usando mi cama como refugio para apartarme del mundo. sé que en cualquier momento vas a entrar por mi puerta, con el pelo mojado (no sé qué te dió por llegar a mi casa y ducharte), listo para también introducirte en mi cama.
apareces entonces por la puerta, es viernes, saliste antes del colegio por el desfile y por eso andas con tus pantalones grises. y yo te miro, mil cosas pasan por mi cabeza y hace tiempo que eso no pasaba cuando estábamos juntos. las últimas veces tú eras el que parecía tener tanto por decir y demostrar pero mi mente permanecía en blanco y mi corazón en frío; pero mientras te secas el pelo con la toalla das vuelta tu cara y me sonríes, y fue esa sonrisa la que activó tanto en mí. entonces te acuestas a mi lado. hueles muy rico y eso siempre me ha encantado de tí. y así nos quedamos: mirándonos callados con las cabezas apoyadas en la almohada. nos empezamos a reír, esto parece algo ridículo, pero no nos queremos mover tampoco. y tú me empujas contra tu pecho, y yo me escondo ahí... así, todo parece tan inofensivo, tan puro aunque hay días en que nuestra historia está tan carreteada. y es increíble cómo, en menos de 48 horas, todo cambia radicalmente.

porque ahora, son las casi las cuatro de la mañana y estás tirado en mi sofá, los dos con los ojos llorosos y corres tu mano de entre las mías. es primera vez que meresco que no me mires, pero no lo puedo soportar. y es primera vez que puedes sentir en carne propia todo lo que me haz hecho sentir tú a mí. quisiera gritarte en mi idioma cuánto te quiero, y que no tienes derecho a estar así, pero si lo tienes, porque no sabías hasta ahora lo que se sientes (ahora). quisiera besarte, y que todo pase, como siempre sucede. pero hoy no. y hay tanto ruido, tanta gente. me pides que me vaya, pero estás en mi casa, así que cierras los ojos y ya no me tocas más. te alejas. prefiero parar e irme: cuando lo hago tú te levantas y sin mirarme te vas de la casa, y todos te quedan mirando como viendo el espectáculo del año al verte así, tan frágil, tan...humano.

después de tanto, y de todo esto, ni sabemos lo que nos queda. somos inmaduros, somos... ni yo sé. pero hoy descubrí algo nuevo: que tú realmente me quieres (sea lo que sea que eso signifique para los demás, vale oro para mí).

y ningún placer puede quitar la culpa ya.

2 comentarios:

Ian Paul dijo...

un poquito de condimentos a la vida... es como mis padres preparando un pavo en el horno.

Hache dijo...

echaba demenos entradas tan sentimentales y descriptivas como esta.

te veo hoy?